Papa Francisco al los Movimientos Populares: Tierra, techo y trabajo, derechos sagrados

IMG_0682“¡Los pobres no sólo padecen la injusticia sino que también luchan contra ella!” Asì Papa Francisco en la mañana de hoy cuando encontrò los mas de cien representantes de los Movimientos Populares de todo el mundo, reunidos en Roma a partir de ayer.

El Papa dijo que los pobres ya no esperan y quieren ser protagonistas, se organizan, estudian, trabajan, reclaman y, sobre todo, practican esa solidaridad tan especial que existe entre los que sufren, entre los pobres, y que nuestra civilización parece haber olvidado.

Hablò de la soliradid como de una palabra mucho más que algunos actos de generosidad esporádicos. “Es pensar y actuar en términos de comunidad, de prioridad de vida de todos sobre la apropiación de los bienes por parte de algunos. También es luchar contra las causas estructurales de la pobreza, la desigualdad, la falta de trabajo, la tierra y la vivienda, la negación de los derechos sociales y laborales. Es enfrentar los destructores efectos del Imperio del dinero: los desplazamientos forzados, las emigraciones dolorosas, la trata de personas, la droga, la guerra, la violencia y todas esas realidades que muchos de ustedes sufren y que todos estamos llamados a transformar. La solidaridad, entendida, en su sentido más hondo, es un modo de hacer historia y eso es lo que hacen los movimientos populares”.

Habla de Tierra, Techo y Trabajo como de derechos sagrados y dijo esto para algunos resulta que el Papa es comunista, en cambio explicò, como el amor a los pobres está al centro del Evangelio “i reclamar esto no es nada raro, es la Doctrina Social de la Iglesia”.

El hambre es criminal

Sobre el tema Tierra denunciò como el acaparamiento de tierras, la desforestación, la apropiación del agua, los agrotóxicos inadecuados, son algunos de los males que arrancan al hombre de su tierra natal. “ La otra dimensión del proceso ya global es el hambre. Cuando la especulación financiera condiciona el precio de los alimentos tratándolos como a cualquier mercancía, millones de personas sufren y mueren de hambre. Por otra parte se desechan toneladas de alimentos. Esto constituye un verdadero escándalo. El hambre es criminal, la alimentación es un derecho inalienable. Sé que algunos de ustedes reclaman una reforma agraria para solucionar alguno de estos problemas, y déjenme decirles que en ciertos países, y acá cito el Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, la reforma agraria es además de una necesidad política, una obligación moral”. Hablando del Techo dijo que hoy hay tantas familias sin vivienda, o bien porque nunca la han tenido o bien porque la han perdido por diferentes motivos, mientras que hay ciudades que ofrecen innumerables placeres y bienestar para una minoría feliz, pero se le niega el techo a miles de vecinos y hermanos nuestros, incluso niños, y se los llama, elegantemente, “personas en situación de calle”. Para el Papa hay que seguir en la línea de la integración urbana. “Esta palabra debe desplazar totalmente a la palabra erradicación, desde ya, pero también esos proyectos que pretender barnizar los barrios pobres, aprolijar las periferias y maquillar las heridas sociales en vez de curarlas promoviendo una integración auténtica y respetuosa”. Dice que hay que trabajr juntos para que todas las familias tengan una vivienda y para que todos los barrios tengan una infraestructura adecuada.

La dignidad del Trabajo

Sobre el tercer tema subrayò que no existe peor pobreza material que la que no permite ganarse el pan y priva de la dignidad del trabajo. “El desempleo juvenil, la informalidad y la falta de derechos laborales no son inevitables, son resultado de una previa opción social, de un sistema económico que pone los beneficios por encima del hombre, si el beneficio es económico, sobre la humanidad o sobre el hombre, son efectos de una cultura del descarte que considera al ser humano en sí mismo como un bien de consumo, que se puede usar y luego tirar”.

Al centro de todo sistema social o económico tiene que estar la persona

A la explotación y a la opresión se le suma la injusticia social; los que no se pueden integrar, los excluidos son desechos, “sobrantes”. Dijo que esta es la cultura del descarte, cuando al centro de un sistema económico está el dios dinero y no el hombre, la persona humana. Se refiere tambien a los contenidos que ya estan en Evangelii Gaudium. Ni chicos ni ancianos producen “entonces con sistemas más o menos sofisticados se les va abandonando lentamente, y ahora, como es necesario en esta crisis recuperar un cierto equilibrio, estamos asistiendo a un tercer descarte muy doloroso, el descarte de los jóvenes” adjuntò.

Todo trabajador, esté o no esté en el sistema formal del trabajo asalariado, tiene derecho a una remuneración digna, a la seguridad social y a una cobertura jubilatoria.

Hablando a los trbajadores excluidos dijo tambien que fueron inventando su propio trabajo “con su artesanalidad, que les dio Dios… con su búsqueda, con su solidaridad, con su trabajo comunitario, con su economía popular, lo han logrado y lo están logrando…. Y déjenme decírselo, eso además de trabajo, es poesía. Gracias. Desde ya, todo trabajador, esté o no esté en el sistema formal del trabajo asalariado, tiene derecho a una remuneración digna, a la seguridad social y a una cobertura jubilatoria. Aquí hay cartoneros, recicladores, vendedores ambulantes, costureros, artesanos, pescadores, campesinos, constructores, mineros, obreros de empresas recuperadas, todo tipo de cooperativistas y trabajadores de oficios populares que están excluidos de los derechos laborales, que se les niega la posibilidad de sindicalizarse, que no tienen un ingreso adecuado y estable. Hoy quiero unir mi voz a la suya y acompañarlos en su lucha”. Tambien hablò de Paz y Naturaleza y dijo que la creación no es una propiedad sino que la creación es un don, “es un regalo, un don maravilloso que Dios no ha dado para que cuidemos de él y lo utilicemos en beneficio de todos, siempre con respeto y gratitud”.

Cambiar el sistema sin violencia

Agradeciendo por las cartas de la Vía Campesina la Federación de Cartoneros en las que se habla de la necesidad de cambiar el sistema el Papa dijo que “hay que hacerlo con coraje, pero también con inteligencia. Con tenacidad, pero sin fanatismo. Con pasión, pero sin violencia”.

Al final anelò que las experiencias de solidaridad que crecen desde abajo, desde el subsuelo del planeta, confluyan, estén más coordinadas, se vayan encontrando, como lo han hecho en estos días recordando como movimientos libres tiene su dinámica propia, pero que deberiamos intentar caminar juntos. “Estamos en este salón, que es el salón del Sínodo viejo, ahora hay uno nuevo, y sínodo quiere decir precisamente “caminar juntos”: que éste sea un símbolo del proceso que ustedes han iniciado y que están llevando adelante”.

Elvira Corona por el Comitè orgnizador

2018-02-08T14:03:53+00:00 Oct 28, 2014|Categories: Techo, Tierra, Trabajo|Tags: , , , , , |