Conversación del Papa Francisco con los periodistas en su viaje de regreso a roma

Foto de Lidyane Ponciano

Foto de Lidyane Ponciano

Avion Asunción – Roma, Domingo, 12 julio 2015

En su viaje de regreso a Roma el Papa respondió a unas preguntas de los periodistas en el avión papal, entre muchas otras unas de esas fueron sobre su discurso a los Movimientos Populares en Bolivia o de alguna manera relacionadas a los temas del Encuentro. Aquí una breve selección de esta conversación con los periodistas publicada por el Vaticano. (version original e integral en italiano   español  português  poslki   )

Pregunta (Stefania Falasca – Avvenire):En el discurso que hizo en Bolivia a los movimientos populares habló del nuevo colonialismo y de la idolatría del dinero que sostiene la economía, y la imposición de la austeridad que significa “siempre ajustar “, como él decía,” el cinturón a los pobres “. Ahora, desde hace unas semana en Europa tenemos este caso de Grecia y el destino de Grecia es probable que salga de la moneda europea. ¿Qué opina de lo que ocurre en Grecia y que también se refiere al conjunto de Europa?

Respuesta: En primer lugar, mi discurso en la conferencia de los movimientos populares. Es la segunda [Conferencia]. La primera se hizo en el Vaticano, en el aula del viejo Sínodo , había alrededor de 120 personas … Es algo que organiza [el Consejo Pontificio para] la Justicia y la Paz. Yo estoy cerca de esta realidad, ya que es un fenómeno que existe en todo el mundo, todo el mundo. Incluso en el Este, Filipinas, India, Tailandia. Son movimientos que se organizan entre ellos, no sólo para hacer una protesta, sino para seguir adelante y poder vivir. Y son movimientos que tienen mucha fuerza, y estas personas, que son muchos, no se sienten representados por los sindicatos, porque dicen que los sindicatos ahora son como una corporación, ya no luchan – estoy simplificando un poco “- por los derechos de los más pobres. Y la Iglesia no puede permanecer indiferente. La Iglesia tiene una doctrina social y tiene un diálogo con este movimiento, y se comunica bien. Ustedes han visto, han visto el entusiasmo de sentir que la Iglesia – dicen – no está lejos de nosotros, la Iglesia tiene una doctrina que nos ayuda a luchar por esto. Es un diálogo. No es que la Iglesia está siguiendo una calle anarquista. No, no son anarquistas: estas personas trabajan, tratan de hacer un montón de trabajo con la basura, cosas que avance; los trabajadores son realmente … Esta es la primera, la importancia de este [movimiento].

A continuación, en Grecia y en el sistema internacional. Tengo una gran alergia a la economía ya que papá era un contador y cuando se acababa su trabajo en la fábrica lo llevaba a la casa, el sábado y el domingo, con los libros, en ese momento, donde se hicieron los titulos en Gótico y trabajaba … y vi papá … y tengo una alergia. No entiendo muy bien cómo [el tema de Grecia], pero sin duda sería fácil decir que la culpa es solamente de esta parte. Los gobernantes griegos que han llevado a esta situación de la deuda internacional, también tienen una responsabilidad. Con el nuevo gobierno griego se ha ido a una revisión un poco mas justa me parece . Espero – esto es el único que te puedo decir, porque yo no lo sé – que encuentran una manera de resolver el problema griego y también una forma de monitoreo para otros países para que no vayan a no caer en el mismo problema; y que esto nos ayudará a seguir adelante, porque de esa manera el préstamo y la deuda al final nunca termina. Me dijeron hace un año más o menos, pero no sé, esto es algo que he oído, que había un proyecto en las Naciones Unidas – si alguno de ustedes saben muy bien que esto explicaría que – había un proyecto para el cual un país puede declararse en bancarrota – que no es el mismo que el por defecto – pero es un proyecto que he oído y yo no sé cómo fue, si era cierto o no. Si una empresa puede hacer una declaración de quiebra, porque un país no lo puede hacer, y por lo que ir a la ayuda de los demás? Estas fueron las bases de este proyecto, pero no puedo decir nada más.

Luego, en cuanto a la nueva colonización, obviamente, todos van en valores. La colonización del consumismo, por ejemplo. El hábito de consumo ha sido un proceso de colonización; porque te lleva a un hábito que no es la suya y también la personalidad desequilibrada. Consumismo también desequilibra la economía nacional y la justicia social, así como la salud física y mental, sólo para dar un ejemplo.

Pregunta (Anna Matranga – CBS News): Su Santidad, uno de los mensajes más fuertes de este viaje fue que el sistema económico mundial requiere a menudo la mentalidad del lucro a toda costa, a expensas de los pobres. Esto es percibido por los estadounidenses como una crítica directa del sistema y su forma de vida. ¿Cómo responde a esa percepción? ¿Y cuál es su evaluación de los EE.UU. en el mundo?

Respuesta: Lo que dije, esa frase no es nueva. Lo he dicho en la Evangelii Gaudium, “esta economía mata” (n. 53). Esa frase la retirada, hay un contexto. Y lo dije Laudato si’. La crítica no es algo nuevo, ya sabes. He oído que algunas críticas se hicieron en los Estados Unidos. Escuché eso. Pero yo no lo he leído y no he tenido tiempo de estudiarlos bien, porque cualquier crítica debe ser implementado y estudió y luego hacer el diálogo. Ella me pregunta lo que pienso, pero si no tengo un diálogo con aquellos que hacen la crítica no tengo derecho a hacer tal pensamiento, aislado del diálogo. Esto es lo que tengo que decirte.

Pregunta: (Priscila Quiroga – Cadena A, y Cecilia Dorado Nava – El Deber, de Bolivia) Su Santidad, por favor, a nosotros nos interesa conocer su criterio en torno a si considera justo el anhelo de los bolivianos de tener una salida soberana al mar, de volver a tener una salida soberana al océano pacifico. Y, Santo Padre, en caso de que Chile y Bolivia pidan su mediación, ¿usted aceptaría?

Respuesta: Lo de la mediación es una cosa muy delicada, y sería como un último paso. Es decir, Argentina vivió eso con Chile y fue realmente para evitar una guerra. Fue una situación muy limite y muy bien llevada por quienes la Santa Sede encargó –detrás de los cuales siempre estaba san Juan Pablo II interesándose–, y con la buena voluntad de los dos países, que dijeron: “probemos esto si va”. Y, es curioso, hubo un grupo, al menos en Argentina, que nunca quiso esa mediación, y cuando el presidente Alfonsín hizo el plebiscito –sobre si se aceptaba la propuesta de mediación– obviamente que la mayoría del país dijo que sí, pero hubo un grupo que se resistió. Siempre, cuando se hace una mediación, difícilmente todo el país estaría de acuerdo, pero es la última instancia, siempre hay otras figuras diplomáticas que ayudan, en ese caso, facilitadores, etc.

En este momento yo tengo que ser muy respetuoso de esto, porque Bolivia hizo un recurso a un tribunal internacional. Entonces, si yo en este momento hago un comentario –yo soy jefe de un Estado– podría ser interpretado como inmiscuirme o una presión. Tengo que ser muy respetuoso de la decisión que tomó el pueblo boliviano que hizo ese recurso. También sé que hubo instancias anteriores de querer dialogar. No tengo muy claro. El que me dijo una cosa por el estilo, que se estaba cerca de una solución, fue en tiempos del presidente chileno Lagos, pero lo digo sin tener datos exactos. Fue un comentario que me hizo el cardenal Errázuriz. Así que no quisiera decir una “macana” en eso.

También una tercera cosa que quiero dejar clara. Yo, en la catedral de Bolivia, toqué ese tema de una manera muy delicada, teniendo en cuenta la situación de recurso al tribunal internacional. Recuerdo perfectamente el contexto: “Los hermanos tienen que dialogar, los pueblos latinoamericanos dialogan para crear la patria grande, el dialogo es necesario”.  Ahí me detuve, hice un silencio, y dije: “Pienso en el mar”. Y continué: “diálogo y dialogo”. Quiero que quede claro que mi intervención fue un recuerdo a ese problema, pero respetando la situación como está planteada ahora. Estando en un tribunal internacional no se puede hablar de mediación, ni facilitación, hay que esperar.

Pregunta (Benedicte Lutaud): Su Santidad, usted se convierte en el nuevo líder mundial de políticas alternativas; Me gustaría saber por qué se centra en los movimientos populares y menos en el mundo de los empresarios, y si usted cree que la Iglesia seguirá en su acercamiento a los movimientos de las personas que son muy laicos.

Respuesta: Gracias! El mundo de los movimientos populares es una realidad; Es una realidad muy grande, en todo el mundo. He hecho eso? Lo que he hecho es darles la doctrina social de la Iglesia, lo mismo que hago con el mundo empresarial. Hay una doctrina social de la Iglesia. Si usted lee lo que dije a los movimientos populares, lo cual es una muy largo discurso, es un resumen de la doctrina social de la Iglesia, pero aplicado a su situación. Pero es la doctrina social de la Iglesia. Todo lo que he dicho es la doctrina social de la Iglesia, y cuando tengo que hablar con la comunidad empresarial voy a decir lo mismo, es decir, lo que dice la doctrina social de la Iglesia sobre el mundo emrpesarial. Por ejemplo, en Alabado sea ‘hay una parte sobre el bien común y también una sobre la deuda social de la propiedad privada que va en esa dirección; pero es aplicar la doctrina social de la Iglesia.