De Tiquipaya a París: los países industrializados paguen la deuda ecológica y asuman un compromiso real de lucha contra el cambio climático

Foto: patrianuevaweb.bo

Foto: patrianuevaweb.bo

Concluyó – el pasado 12 de octubre en la ciudad boliviana de Tiquipaya (Cochabamba) – la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y Defensa de la Vida. Convocada por el Estado Plurinacional de Bolivia con el compromiso de hacer escuchar en la Cumbre de París el mensaje a los países industrializados de pagar la deuda ecológica, y asumir un compromiso real de lucha contra el cambio climático.

Cinco mil delegados de más de 50 países reunidos en 12 mesas temáticas, han trabajado durante tres días (10-11-12 octubre pasado) para diseñar y aprobar la propuesta que se llevará a la Cumbre del Cambio Climática de París (Cop21), el próximo diciembre. El secretario General de la Organización de Naciones Unidas Ban Ki-moon, participó a la inauguración de este segundo foro (el primero fue en 2010 también en Cochabamba) y en su discursó abogó por un “acuerdo robusto” donde todos los países asuman compromisos para salvar el planeta.

La Declaración final – denominada Declaración de Tiquipaya – insta a una transición del modelo de civilización para garantizar la subsistencia de la humanidad e identifica al modelo capitalista como el principal causante del deterioro del medio ambiente, por lo que plantea su cambio y transición “hacia el modelo de civilización del Vivir Bien”.

“Estamos viviendo una crisis integral del capitalismo y de un modelo de sociedad. Para sobrevivir, la humanidad tiene que liberarse del capitalismo porque conduce a la humanidad hacia un horizonte de destrucción que sentencia a muerte a la naturaleza y a la vida misma”, señala parte de la denominada Declaración .

Entre los ejes más destacados de la declaración las exigencias de crear un Tribunal Ambiental, la protección de la biodiversidad, recuperación y defensa del patrimonio común, restitución de la tierra a favor de los pueblos indígenas y el garantizar el agua de calidad. El documento propone en el octavo punto destinar los recursos de la maquinaria militar de las potencias imperiales y de los promotores de la guerra, para financiar las acciones de los pueblos contra el cambio climático.

Desde Francia – el país anfitrión de la Cop 2 – participó el canciller Laurent Fabius, que anunció que las conclusiones de la II Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y defensa de la Vida serán expuestas en el encuentro que tendrá lugar en su país. Durante la inauguración del encuentro, Fabius hizo notar que algo está cambiando, por muchos años, en las reuniones de las Naciones Unidas las negociaciones sobre el clima eran llevadas a cabo entre los gobiernos. Sin embargo, añadió, este panorama cambió porque las voces de los pueblos se dejan escuchar.

Redacción EMMP

Vea el texto completo aquí