El panel “Desplazados y Refugiados” señala que el derecho y el respeto a una vida digna es esencial para las personas

Italiano / Inglés

comunicado-dia-3-1En el tercer día de análisis, diálogo y trabajo del III Encuentro Mundial de Movimientos Populares se ha abordado el panel temático “Desplazados y Refugiados”. Comenzó conocedor de dos nuevos naufragios en el Mediterráneo, que le ha costado la vida de más de dos centenares de personas.

En esta ocasión, los delegados y las delegadas han escuchado las intervenciones de Carlos Marentes, del Proyecto de los Trabajadores Agrícolas Fronterizos (EEUU–México); Nursel Kilic, del Kurdish Women Movement (Kurdistán–Eurasia); Sahar Francis de la Union of Agricultural Working Committeea (Palestina-Medio Oriente); Ndao Moustapha del Sindicato Popular de Manteros de Barcelona. En las tareas de coordinación participaron Julia Lis de  Refugees Welcome (Alemania) y Monseñor Silvano Tomasi, del Consejo Pontificio de Justicia y Paz.

Carlos Marentes, trabajador en la frontera de México y Estados Unidos, comenzó su intervención aportando una definición de las migraciones “como una forma de resistencia en sí misma; es una lucha constante para no desaparecer en este sistema” que los desplaza e invisibiliza a las personas migrante, para “los descartados” que dice el papa Francisco. Esta personas migrantes “van a resistir, a luchar con todas sus fuerzas y con su vida” para buscar una vida digna. En opinión de Marentes, “la comunidad internacional, todos nosotros, nos conmovemos frente a la  imagen de un niño muerto en las costas europeas, de un niño muerto en la fronteras mexicanas, y se hace mundial la indignación que estas imágenes”. Junto a ello, las políticas de acogida de los Gobiernos, de corte culpabilizador y sancionador, crean el marco de que la persona migrante “se vuelve una carga para la sociedad y por lo tanto los acusan de ser los causantes de las problemas económicos en muchos países”, dijo en el Encuentro.

Seguidamente intervino Nursen Kilic, apuntando a la necesidad de atender las causas y condiciones que generan las migraciones: “no es solo es la guerra, también lo son el hambre, la falta de agua potable, la falta de acceso a la educación, la salud, el trabajo”. En este sentido, Kilic, considera que estas realidades de empobrecimiento y deshumanización se necesita una apuesta decidida de la “solidaridad internacional de todos los pueblos del mundo, para garantizar la libertad, los derechos de las personas y, sobre todo, nuevas formas de democracia, más participativa, que empoderen a las personas en la toma de decisiones en la región”. La representante de Kurdish Women Movement considera fundamental y de suma importancia en esta tarea “la voz del Papa, su posicionamiento y sus llamadas a la Comunidad Internacional” para visibilizar el problema y en la búsqueda de soluciones.

Ndao Moustapha, senegalés afincado en Barcelona, relató ante los delegados y delegadas del Encuentro su experiencia personal de migración: “puse en juego mi vida para venir a Europa. Buscaba mejorar mi vida, pero el resultado ha sido todo lo contrario. Me he encontrado con situaciones de racismo: el racismo policial y judicial”, señaló. Tanto es así, que Moustapha hizo un llamamiento a sus hermanos y hermanas africanas “quédense en África, traten de mejorar sus situaciones de vida en sus países”. Para Moustapha, su vida en España es de una realidad dolorosa “sufrimos mucho, hay que luchar mucho para tratar de sobrevivir. No podemos trabajar -por la normativa de extranjería tan restrictiva del país-, ni siquiera podemos vender en las calles para poder pagar la luz el agua o el gas. Nos persiguen, nos pegan y nos encarcelan”.

Por su parte, la palestina Sahar Francis, abogada de defensora de los Derechos Humanos, contó la situación de habitabilidad de “las aldeas palestinas que están dentro de los límites del Estado de Israel, no solo no son reconocidas, sino que son destruidas y ellos son son expulsados” de estos territorios. Aquellos palestinos que deciden arriesgar y permanecer en su territorio, se les despoja y “se les niega todos sus derechos, convirtiéndose en “invisibles” para el Estado”. Francis, ha contado la permanente reconstrucción de una aldea palestina “reconstruida en 99 ocasiones”; cómo las autoridades “les dicen que no tiene permiso a construir y les tiran abajo todas las casa”; cómo los palestinos “las vuelven a construir y luego las vuelven a destruir, una y otrao vez” y con ello asestando un duro golpe a los derechos humanos.

Concluye este Panel con la intervención de Monseñor Silvano Tomasi contextualizando la globalidad de la realidad migratoria, que “no es un problema europeo, es una problema mundial y solo entendiéndolo de esta manera vamos a construir una respuesta a escala mundial para intentar acabarlo. El problema es que en todas nuestras sociedades existen ciudadanos de primera y ciudadanos de segunda. Y son estos últimos quienes no acceden a los beneficios sociales en sus Estados y por esa razón se ven obligados a abandonar sus casas, sus familias, sus amigos, sus sociedades”.   ( Fotos Panel)

Pepe Mujica, expresidente de Uruguay, interviene en el pleno del Encuentro.

Para la sesión de la tarde, está prevista la intervención de José “Pepe” Mujica, expresidente de Uruguay, a partir de las 17h (hora local), con una reflexión en torno a los ejes de trabajo que están dialogando los 200 participantes en este tercer encuentro y que concluirá con un Plan de Acción para ser presentado al papa Francisco.

comunicado-dia3-2