En los días previos a su partida a América Latina, el Santo Padre expresa su deseo de “ser testigo de la alegría del Evangelio”