Francisco en el Hospital pediátrico Federico Gómez: “La cariñoterapia es tan importante. A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse”

Foto: Osservatore Romano

Foto: Osservatore Romano

En su visita al Hospital pediátrico “Federico Gómez”, el Papa es recibido por los niños enfermos de cáncer con dibujos, abrazos y besos

En su última actividad del día, el papa Francisco ha visitado este domingo a los niños enfermos de cáncer en el Hospital pediátrico “Federico Gómez”, en la capital de México. Francisco ha dirigido unas palabras a los pequeños y a quienes les atienden en este centro médico. “Al ver sus ojos, sus sonrisas, me generaron ganas de darles gracias, gracias por el cariño que tienen al recibirme”, ha asegurado el Papa en su discurso.

Asimismo, Francisco ha invocado la bendición divina para “todas las personas que, no solo con medicamentos sino con la cariñoterapia, ayudan a que este tiempo sea vivido con mayor alegría”. “La cariñoterapia es tan importante. A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse”, ha enfatizado.

El Santo Padre ha insistido en lo importante que es, en los momentos de enfermedad, “sentirse cuidados y acompañados, sentirse queridos”.

A continuación, ha invitado a los niños y a las niñas a que cierren los ojos y pidan lo que más deseen en ese momento. Tras rezar un Ave María, el Pontífice ha concluido su intervención exhortando: “Que el Señor y la Virgen de Guadalupe los acompañe siempre”. Al término de su discurso, el Papa ha realizado una visita privada a las instalaciones.

Texto completo