Papa Francisco sobre justicia ambiental y cambio climático: “La humanidad sepa escuchar el grito de la Tierra”

Foto L'Osservatore Romano

Foto L’Osservatore Romano

Discurso completo (en italiano)

Hoy nuestra Madre Tierra está entre los excluidos que gritan al cielo pidiendo ayuda. Nuestra Madre Tierra es una excluida!” Con estas palabras el Papa Francisco se dirigió el pasado viernes 11 de septiembre, a los participantes al congreso internacional “Justicia ambiental y Cambio climático”, patrocinado entre otros por el Pontificio Consejo de Justicia y Paz.

El Papa recibió en una audiencia, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico, a un grupo de asistentes al congreso y reiteró la necesidad de acciones conjuntas y efectivas ante el creciente deterioro medio ambiental. Sobre todo, señaló que son los pobres quienes más sufren las graves consecuencias del cambio climático. “No podemos olvidar las graves consecuencias sociales del cambio climático son los más pobres los que padecen las peores consecuencias”. Por eso, ha dicho, la cuestión del clima “es una cuestión de justicia y también de solidaridad, que no puede separarse nunca de la justicia”.

El Pontífice subrayó como el clima es un bien común, hoy gravemente amenazado: “lo indican fenómenos como el cambio climático, el calentamiento global y el aumento de los eventos meteorológicos extremos”.

El Papa habló de la importancia del dialogo, de una visión transparente y proceder según un enfoque integral: “su Congreso representa un ejemplo de la práctica de este diálogo, que en la encíclica ‘Laudato si’ he propuesto como única vía para afrontar los problemas de nuestro mundo y buscar soluciones verdaderamente eficaces. Me parece un signo de gran importancia, incluso providencial, que estén en este Congreso exponentes de relevo de ‘mundos’ diferentes: la religión, la política, la actividad económica y la investigación científica en múltiples sectores, las organizaciones internacionales y las organizaciones comprometidas en la lucha contra la pobreza. Para que dé fruto, este diálogo necesita ser inspirado por una visión tanto transparente como amplia, y proceder según un enfoque integral, pero sobre todo participativo, incluyendo a todas las partes en causa, incluso las que quedan con mayor facilidad al margen de los procesos institucionales”.

Luego de asegurar su apoyo junto a lo de toda la Iglesia para la búsqueda de soluciones, lanzó una urgente invitación a hacer cualquier esfuerzo para que en las mesas en las que se busca la manera para resolver la única y compleja crisis socio-ambiental puedan hacer escuchar su voz los más pobres, entre los países y entre los seres humanos: “este también es un deber de justicia ambiental”, subrayó Francisco.

En la víspera de su participación a la Asamblea de las Naciones Unidas – el próximo 25 septiembre – y en referencia a la Cumbre Mundial sobre Cambio Climático – que tendrá lugar en París del 30 de noviembre al 11 de diciembre de 2015 – el Santo Padre señaló que constituye una oportunidad para establecer alianzas auténticas: “Frente a la emergencia del cambio climático y con la mirada hacia las citas cruciales que en los próximos meses la afrontarán – la aprobación de los Objetivos de desarrollo sostenible por parte de las Naciones Unidas a fines de este mes y, sobre todo, la COP 21 de París a principios de diciembre – quiero proponer que este diálogo se convierta en una auténtica alianza para llegar a acuerdos ambientales globales realmente significativos”.

 

Durante los dos días del encuentro han intervenido en las discusiones sobre la crisis climática Achim Steiner (UNEP), Nicholas Stern (Grantham Research Institute), Jeffrey Sachs (Director Earth Institute – Columbia University) e Ismail A. R. Elgizouli (IPCC).

Redacción EMMP

 

2018-02-08T14:30:56+00:00 Sep 15, 2015|Categories: Diálogo con Francisco, Tierra|Tags: , , |