La palabra al los excluidos. Reflexiones de los Movimientos Populares sobre Tierra, Techo y Trabajo

IMG_0284Tres los temas principales del Encuentro Mundial de los Movimientos Populares – la Tierra (agricultores, la soberanía alimentaria y el medio ambiente, la agricultura); el Trabajo (los trabajadores de la economía informal, los jóvenes y nuevo problema temporal) el Techo (asentamientos informales, los problemas de vivienda y pobres periferias urbanas) – la reflexión de la primera jornada de los movimientos de base a nivel mundial, dedicados a la tarea de centrarse en la realidad de la exclusión a través de los testimonios de los participantes (según lo determinado por el punto de vista de América Latina ver-juzgar-actuar).

In italiano A tomar la palabra fueron las y los representantes del pueblo de los excluidos, a partir de la chilena Luz Francisca Rodríguez de Vía Campesina Internacional, que expresó con orgullo su identidad campesina el trabajo – más noble que existe – para garantizar alimentos saludables para toda la humanidad, mientras que la protección de la Madre Tierra (e incluso mitigar el calentamiento global). Pero la denuncia de las campañas de capital desenfrenadas avanzados – el acaparamiento de la tierra, el agua, los recursos naturales, cada vez más concentrada en las manos de unas pocas transnacional, ellos mismos, dijo, que “primero nos enferman y después vendemos los medicamentos que nos curan “-; la falta de políticas agrícolas adecuadas de los gobiernos, que, por el contrario, construyen puentes de oro a las grandes empresas; desprecio por las culturas de conocimiento y rurales, la antigua práctica de la atención y el intercambio de semillas; el papel de la ciencia al servicio del capital, incluso dispuestos a arriesgar su vida, por ejemplo a través de la imposición de los cultivos modificados genéticamente. “Estamos frente – dijo – en un proceso de destrucción masiva de la vida, una estrategia ya no para alimentar a la humanidad, pero para aumentar las ganancias. Pero seguimos para resistir, para defender nuestra función social, que es alimentar a nuestro pueblo; a acariciar el sueño de seguir siendo campesinos al servicio de la buena vida “. Y esto es lo que es el paradigma de la soberanía alimentaria, el derecho de los pueblos, es decir, para decidir sobre la agricultura y la alimentación, concentrarse en la producción local para los mercados locales, la producción sostenible de alimentos en pequeña escala, que por sí solo hacen posible regenerar el suelo, para ahorrar combustible y reducir el calentamiento global, dando empleo a millones de agricultores, pescadores y pequeños agricultores. La soberanía alimentaria, dijo el representante de La Vía Campesina “, es el principio de la vida,
derechos a la tierra, el agua, las semillas, a nuestro conocimiento, nuestras formas culturales de la producción “. ¿Por qué, concluyó, “no podemos aceptar que una sola persona en este mundo pasa hambre.” Por otra parte, como se ha señalado, el campesino indio Kommara Thimmarayagowda Gangadhar de KRRS (Estado de Karnataka Unión de Agricultores) La agricultura no es sólo económica, sino también una cultura del mundo, no sólo ofrece seguridad en el empleo, pero conservan la la salud humana, y proteger el medio ambiente para el presente y para el futuro de la humanidad. “Mi responsabilidad como ciudadano global – concluyó – es mantener la tierra para las generaciones futuras.”

Y para cuidar el medio ambiente son también coleccionistas y recicladores de basura (“aquellos que sobreviven con los desechos de la humanidad, como lo demuestra Mons. Luis Infantes, obispo de Haysen en la Patagonia chilena), cuya lucha por la inclusión social se centró Sergio Sánchez, la Federación Argentina de cartoneros y recicladores: una lucha común contra los vendedores ambulantes, los trabajadores de las fábrica recuperadas, al final de toda la clase obrera y de toda la humanidad, porque “todo – dijo – les pedimos las mismas cosas: la tierra, el techo, el trabajo.” En este contexto, ha habido peticiones a la Iglesia, la Iglesia que, según lo declarado por el mozambiqueño Agostinho Bento Unión Nacional de Campesinos de Mozambique, ha sido silenciosa sobre los programas del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, y no oponerse, ya que se suponía que iba a la explotación por las multinacionales. Esa Iglesia que él llamó previamente para que actúe beneficios tangibles para las personas despojadas de sus recursos. No ha escatimado críticas, ya sea institución eclesiástica Jockin Arputham líder de los habitantes de tugurios, que vive en un barrio pobre de Mumbai, la lucha contra los desalojos de las comunidades: “La Iglesia habla de la justicia social, pero cuando llegaron los desalojos, en la India como en Kenia y Camboya, no hacen nada, ella no quiere “mezclarse con la política”, “informó Arputham, pero gracias por invitar al Papa en el Vaticano, por último, representantes, y sobre todo, las personas que pagan con sus vidas la lucha. Una lucha que puede ser a veces sólo para conseguir los baños, al drama que puede hacer con un aseo para 800 personas en un barrio marginal de 500 mil habitantes. “El mundo no cambia – concluyó – si los pobres no se organizan por unir fuerzas y decir, lo suficiente con los folletos. Como nos enseñaron los antepasados​, si luchas obtendrá la leche y la miel, si no te peleas no ganar nada “. No se puede, sin embargo, hablar de la Tierra, Trabajo y Techo, sin abordar la cuestión de la del medio ambiente y el clima, “un tema que – como señala el experto en cambio climático Veerabhadran Ramanathan – se transformará rápidamente en un desastre.” Si en tan sólo 30-40 años, hemos cambiado el clima en los últimos 2 millones de años, no es demasiado tarde, sin embargo, dijo que està convencido para resolver el problema, sino que debería ser hacer cambios profundos en nuestra actitud hacia la naturaleza y uno contra el otro en una movilización que no se puede hacer sin la ayuda de los líderes religiosos. Es un problema, sin embargo, lo que pone en tela de juicio la justicia, como él señaló, los tres mil millones de personas pobres que contribuyen a las emisiones de gases de efecto invernadero a menos del 5% son también los que van a pagar las consecuencias de calentamiento global.

La que identificò a los verdaderos culpables fué Silvia Ribeiro del Grupo ETC de Mexico,
recordando cómo el 1% más rico de la humanidad controla casi el 50% de la riqueza mundial y como el 70% de la población mundial sigue siendo inferior al 3% de la riqueza. Pero es el mismo ranking de los países responsables de más alto nivel de las emisiones de gases de efecto invernadero, para aclarar la situación: si la cantidad de emisiones para China, con el 23%, superan a los Estados Unidos, que representan el 15,5%, en un per cápita, los EE.UU. no tiene competidores 17 toneladas, frente a la China de 5.4.

“Los expertos llaman a la fase planetaria actual Antropoceno, hacer hincapié en el impacto de la humanidad la vida en la Tierra. No estoy de acuerdo: el actual – dijo Silvia Ribeiro – es la era de la plutocracia, en la que 85 multimillonarios, solos, consumen recursos como la mitad de la poblacion mundial”.

Claudia Fanti – Adista

2018-02-07T15:49:44+00:00 Oct 27, 2014|Categories: Encuentro I|Tags: , , , , |