Nadie debe sentirse aislado y nadie está autorizado a pisotear la dignidad y los derechos de los demás. Papa Francisco al Pueblo Gitano

Foto: Osservatore Romano

Foto: Osservatore Romano

El pasado lunes 26 de octubre el Papa Francisco recibió en audiencia 5000 gitanos, participantes en la Peregrinación Mundial del Pueblo Gitano a Roma promovida por el Pontificio Consejo para la Pastoral de los Emigrantres e Itinerantes, en el marco del 50° Aniversario de la visita del beato Pablo VI al campo nómado de Pomezia (Italia).

Papa Francisco ha asegurado que ha conocido las dificultades del pueblo gitano visitando algunas parroquias romanas, en las periferias de la ciudad, donde ha podido escuchar sus problemas, inquietudes y ha constatado que interpelan no solamente a la Iglesia, sino también a las autoridades locales. “He podido ver las condiciones precarias en las que viven muchos de vosotros, debido al descuido y la falta de trabajo y los medios necesarios para subsistir”, y subrayó que ésta situación contrasta con el derecho de toda persona a una vida digna, a un trabajo digno, a la instrucción y a la asistencia sanitaria. ”Me gustaría que en su pueblo comenzara una nueva historia. Ha llegado el momento de erradicar prejuicios seculares, preconcebidos y desconfianzas mutuas que a menudo constituyen la base de la discriminación, del racismo y la xenofobia. Nadie debe sentirse aislado y nadie está autorizado a pisotear la dignidad y los derechos de los demás”.

El Pontífice alentó asimismo a los gitanos a ser los primeros en comprometerse en construir periferias más humanas y lazos de hermandad e intercambio. ”Pueden hacerlo – subrayó – siendo buenos cristianos, evitando todo lo que no es digno de ese nombre: la falsedad, el fraude, el engaño, las peleas”, insistiendo en que no brinden a los medios de comunicación, ni a la opinión pública, la oportunidad para que hablen mal de ellos. ”Ustedes mismos son los protagonistas de su presente y su futuro. Al igual que todos los ciudadanos, pueden contribuir al bienestar y progreso de la sociedad respetando las leyes, cumpliendo sus deberes y con la integración mediante la emancipación de las nuevas generaciones”. En su discurso firmó también que la educación es sin duda la base para un desarrollo saludable de la persona. ”Se sabe que el bajo nivel de educación de muchos de sus jóvenes es hoy el principal obstáculo para acceder al empleo. Sus hijos tienen derecho a ir a la escuela, ¡no se lo prohíban!”.

A propósito, Francisco ha pedido que no les impidan ir a la escuela. “Es importante que el impulso hacia una mayor formación surja de la familia, de los padres, de los abuelos; es tarea de los adultos asegurarse de que los chicos asistan a la escuela”, ha subrayado. Del mismo modo, ha recordado que “el acceso a la instrucción permite a vuestros jóvenes convertirse en ciudadanos activos, participar en la vida política, social y económica en los respectivos países”.

Además el Papa ha asegurado que “el orden moral y el social imponen que cada ser humano puede gozar de los derechos fundamentales y deba responder a los propios deberes”. Y sobre esta base ha precisado que es posible construir una convivencia pacífica, en la que las distintas culturas y tradiciones cuiden los respectivos valores en una actitud no cerrada y en contraposición, sino de diálogo e integración.

Redacción EMMP

Texto completo discurso de Papa Francisco al Pueblo Gitano

Queridos hermanos y hermanas!

Les doy la bienvenida y os saludo a todos cordialmente. Agradezco al cardenal Antonio María Vegliò por sus palabras y por la organización de este evento en colaboración con la Fundación “Migrantes” de la Conferencia Episcopal Italiana, con la Oficina “Migrantes” de la diócesis de Roma y la Comunidad de Sant’Egidio.

Queridos amigos gitanos, o Del que tumentsa! [“El Señor esté con vosotros!”]

Muchos de ustedes vienen de lejos y han hecho un largo viaje para llegar aquí. Sea bienvenido! Gracias por querer conmemorar juntos la histórica reunión del Beato Pablo VI con ustedes los pueblos nómadas. Cincuenta años han pasado desde que el vino a visitarlos en el campamento de Pomezia. Con preocupación paternal, el Papa dijo a sus abuelos y padres, “Dondequiera que te vas a quedar, se le considera inoportuno y extranjeros […] No aquí; […] Aquí hay alguien que te ama, estima que, te aprecia, te apoya “(Enseñanzas III [1965], 491). Con estas palabras, instó a la Iglesia compromiso pastoral con su gente, alentando al mismo tiempo, también permite tener confianza en ella. Desde ese día hasta ahora, hemos sido testigos de grandes cambios, tanto en el campo de la evangelización y en el de la vida humana, social y cultural de su comunidad. Escuchamos el Dr. Peter Polak, su experiencia, y cómo esto debe hacerse a través de una promoción y seguimos haciéndolo.

Una fuerte señal de la fe y el crecimiento espiritual de su origen étnico es el cada vez mayor número de vocaciones al sacerdocio, al diaconado ya la vida consagrada. Hoy está aquí con nosotros el Obispo Devprasad Ganava, el también hijo de este pueblo. A ustedes, queridos consagrados, sus hermanos y hermanas miran con confianza y con esperanza por el papel que cubren y por todo lo que se puede hacer en el proceso de reconciliación en la sociedad y la Iglesia. Ustedes son un puentes entre dos culturas y, por ello, se le pedirá ser siempre testigos de la transparencia evangélica para fomentar la creación, el crecimiento y el cuidado de las nuevas vocaciones. Que sean acompañandos no sólo en el camino espiritual, sino también en lo ordinario de la vida cotidiana, con todas sus dificultades, alegrías y preocupaciones.

Conozco las dificultades de su gente. Visitando algunas parroquias romanas, en las afueras de la ciudad, llegué a escuchar sus problemas, sus preocupaciones, y he podido darme cuenta que son un reto no sólo por la Iglesia, sino también para las autoridades locales. Pude ver las malas condiciones en las que muchos de ustedes, debido a la negligencia y la falta de trabajo y los medios de subsistencia necesarios. Esto contrasta con el derecho de toda persona a una vida digna, el trabajo decente, la educación y la atención sanitaria. El dictado moral y social que cualquier ser humano pueda disfrutar de sus derechos fundamentales y debe responder a sus funciones. Sobre esta base es posible construir una convivencia pacífica, donde las diferentes culturas y tradiciones conservan sus valores no con actitud de cierre ni de confrontación, sino de diálogo y de integración. Ya no queremos asistir tragedias familiares donde los niños mueren de frío o en las llamas, o se convierten en objetos en las manos de las personas depravadas, los jóvenes y las mujeres están involucradas en el tráfico de drogas o el tráfico de personas. Esto se debe a que a menudo caemos en la indiferencia y en la incapacidad de aceptar las costumbres y formas de vida diferentes a las de nosotros.

Deseo que también para el vuestro pueblo comience nueva historia, una historia renovada. Que se vuelta la página! Ha llegado el momento de erradicar prejuicios seculares, los prejuicios y la desconfianza mutua que a menudo constituyen la base de la discriminación, el racismo y la xenofobia. Nadie debe sentirse aislado, nadie está autorizado a pisotear la dignidad y los derechos de los demás. Es el espíritu de misericordia que nos llama a luchar porque sean garantizados todos estos valores. Permitimos que el Evangelio de la misericordia pueda sacudir nuestras conciencias y abrir nuestros corazones y nuestras manos a los más necesitados y marginados, a partir de los que nos rodean más cerca. Le insto primero a ustedes, en las ciudades de hoy donde se respira tanto individualismo, que se comprometan a la construcción de periferias más humanas, lazos de fraternidad y de intercambio; ustedes tienen esta responsabilidad, también es tarea de ustedes. Y ustedes pueden hacerlo si primero son buenos cristianos, evitando todo lo que no es digno de ese nombre: las falsedades, el fraude, el engaño, las peleas. Ustedes tienen el ejemplo del beato Ceferino Jiménez Malla, hijo del vuestro pueblo, que se destacó por su virtudes, la humildad y la honestidad, y la gran devoción a la Virgen María, una devoción que le llevó al martirio y ser conocido como “Mártir Rosario “. Voy a proponer de nuevo hoy como un modelo de vida y de la religión, incluyendo los lazos culturales y étnicos que se unen a él.

Queridos amigos, no deán a los medios de comunicación y a la opinión publica las oportunidades para hablar mal de ustedes. Ustedes mismos son los protagonistas de su presente y su futuro. Al igual que todos los ciudadanos, pueden contribuir al bienestar y al progreso de la sociedad respetando sus leyes, el cumplimiento de sus deberes y la integración a través de la emancipación de la generación más joven. Veo a muchos jóvenes aquí en la Sala y muchos niños que son el futuro de vuestro pueblo, sino también de la sociedad en la que viven. Los niños son el tesoro más preciado. Su cultura está ahora en una etapa de cambio, el desarrollo tecnológico hace que sus hijos sean cada vez más conscientes de su potencial y su dignidad, y ellos mismos sienten la necesidad de trabajar para el desarrollo humano, personal y de su gente. Esto hace que sea necesaria una escolarización adecuada. Y eso hay que preguntar: ¿es un derecho!

La educación es sin duda la base para un desarrollo saludable de la persona. Se sabe que el bajo nivel de educación de muchos de sus jóvenes es hoy el principal obstáculo para acceder al empleo. Sus hijos tienen derecho a ir a la escuela, no se lo prohiban! Sus niños tienen el derecho de ir a la escuela! Es importante que la presión por más educación comience en la familia, comience de los padres, los abuelos ; es deber de los adultos que los niños vayan a la escuela. El acceso a la educación permite a los jóvenes convertirse en ciudadanos activos, para participar a la vida política, social y económica en sus respectivos países.

A las instituciones civiles se les pide que se comprometan a garantizar una formación adecuada para los jóvenes gitanos, por lo que es posible que las familias que viven en situaciones más desfavorecidos se beneficien de un buen acceso a la escuela y el trabajo. El proceso de integración supone para la sociedad el reto de aprender acerca de la cultura, la historia y los valores de los pueblos gitanos. Que su cultura y sus valores, sea conocidos por todos!

Varias veces, incluso por San Juan Pablo II y Benedicto XVI, se os aseguró el cariño y el aliento de la Iglesia. Ahora permítanme concluir con las palabras del Beato Papa Pablo VI, quien dijo: “Ustedes no está en la Iglesia en los márgenes, sino, de alguna manera, ustedes son el centro, se encuentran en el corazón. Ustedes estan en el corazón de la Iglesia “(ibid., Cuatrocientos noventa y uno-cuatrocientos noventa y dos). En este corazón hay también María, a la que veneráis como Nuestra Señora de los Gitanos, que pronto vamos a coronar de nuevo para recordar el gesto hecho por el papa Montini hace cincuenta años. Para ella y al Beato Ceferino Os encomiendo, sus familias y su futuro. Y por favor, les pido que recen por mí. Gracias.

Traducido por la redacción EMMP desde el texto oficial en italiano

2018-02-08T14:58:03+00:00 Oct 27, 2015|Categories: Diálogo con Francisco|Tags: , , , , , , |