Para una lucha sin fronteras. Se abre la reunión de los Movimientos Populares en Roma

IMG_5753Que sea una lucha sin fronteras, como sin fronteras es la ofensiva del capital. Es la necesidad expresada en la apertura de la reunión de los movimientos populares a nivel mundial en el Vaticano – tierra, trabajo, Domus – promovido 27 de octubre al 29 de la Pontificia Consejo para la Justicia y la Paz, la Academia Pontificia de las Ciencias Sociales y miembros de diversos movimientos, por invitación expresa de Francisco.

In Italiano

Un encuentro destinado a ser una gran experiencia para el diálogo y el encuentro, el punto de partida del proceso de construcción de una especie de coordinación de las organizaciones populares, con el apoyo y la colaboración de la Iglesia, dijo el cardenal. Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo para la Justicia y la Paz, la introducción de la obra antes de que los delegados de las organizaciones populares de 40 países de diferentes continentes (que representan a los campesinos sin tierra, pueblos indígenas, de los trabajadores temporales, los trabajadores del sector informal y de ‘la economía, los migrantes, los que viven en áreas suburbanas y en los asentamientos informales) unos obispos de todo el mundo y la Curia Romana. Una reunión, dijo el cardenal, que no puede dejar de hacer referencia a la enseñanza de Juan XXIII, que “quería que la Iglesia tenga las ventanas abiertas al mundo”, y ver como “las alegrías y esperanzas, las tristezas y las angustias de la gente hoy en día, especialmente los pobres y los que sufren “en la creencia de que” no hay nada verdaderamente humano que no encuentre eco “en el corazón de los discípulos de Cristo.

Después de casi 50 años desde la clausura del Concilio, “es esto – dijo Turkson – la razón principal por la cual los invitamos aquí”, respondió a la llamada del Papa a la Iglesia y al mundo entero a escuchar el clamor de los los pobres y excluidos, que deben ser, dijo el cardenal, “no sólo receptores pasivos de la caridad de los demás”, pero los arquitectos de sus propias vidas, los jugadores que buscan una vida más digna y un modelo de desarrollo diferente.
Un protagonista de los cuales los representantes de estos movimientos tienen sin duda gran prueba, relatando sus experiencias de lucha y liberación, según el programa del primer día de trabajo, que tiene la intención de centrarse en la realidad de la exclusión a través de los testimonios de los participantes, de acuerdo con el método de la teología en América Latina, el ver-juzgar-actuar. Y si – como se ha señalado en su discurso de introducción, Juan Grabois, la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular – para muchos de ellos debe ser “casi surrealista” entrar en el Vaticano, “esto – dijo – no es que el signo de los vientos de cambio soplan no sólo para la Iglesia, sino de todo el mundo”, con lo que la voz del movimiento de el pueblo de los excluidos que “ahora está pidiendo ser oído” y convertirse en “el arquitecto de la construcción de su propio destino.” Y es un deseo común que todo el mundo quiere responder a esta reunión de los movimientos populares: que a nadie le falte el suelo, un trabajo y un techo sobre su cabeza, “tres derechos sagrados, tres derechos básicos que, sin embargo, cada vez más, son restarse de la mayoría de nuestro pueblo “, pisoteadas por un” monstruo adorado como un dios, el dios del dinero, a la que todo se sacrifica, incluyendo la naturaleza y entender la dignidad de los seres humanos.
Pero fue un obispo congoleño, Mons. Fridolin Ambongo, el primero en entrar en el corazón de la realidad de la exclusión, denunciando el paso destructivo del dios Dinero en África, considerada a nivel mundial una “reserva de los recursos naturales de los que todo el mundo puede dibujar”, como si no hubiera habitantes, como si se tratara de una “tierra de nadie”. Y si los regímenes políticos locales parecen hacer nada para alimentar a la rampante “afropessimismo” pisotear todas las reglas democráticas y silenciar la voz del pueblo, desde el punto de vista económico, es que podemos entender la realidad de la exclusión de África “‘s economía del continente – dijo – se centra fundamentalmente en la explotación de recursos naturales sin valor agregado de sus exportaciones. Explotación, acompañado por los conflictos y la violencia, que son los principales responsables de las multinacionales, las cuales, sin embargo, prefieren pasar a través del circuito de los explotadores de la mafia local, – que son, sin embargo, acaba de dejar las migajas – en una larga cadena como una nebulosa que se hace difícil a la luz “. Un marco exacerbado por la llamada ayuda humanitaria, cuyo efecto es inundar los mercados africanos con el arroz y el maíz a un costo mucho más bajo que el local “, con la consiguiente destrucción de la agricultura campesina.” Hay, es cierto, concluyó Ambongo, personas que luchan por la justicia y la dignidad, pero “el problema en África es que no hay movimientos populares organizados como en otras partes del mundo, pero sólo las medidas provisionales de la organización. Esta es la razón de nuestra presencia aquí puede ser una bendición para el Continente, que estamos aquí para aprender de los demás “.

Claudia Fanti Adista

2018-02-07T15:56:39+00:00 Oct 27, 2014|Categories: Encuentro I|Tags: , , , |