Sin organización no hay ninguna conquista. Las propuestas de acción de los Movimientos Populares

IMG_1393Aún con el recuerdo de las palabras pronunciadas por Francisco durante el segundo día de “Tierra, Techo, Trabajo, ” Ignacio Ramonet habló de momento histórico, haciendo hincapié que algo ha cambiado en la Iglesia, y que está cambiando “en la dirección correcta “. También en el tercer y último día de la conferencia, dedicada a la propuestas de acción se han escuchado las historias de muchas experiencias de resistencia y lucha, como la experimentada por Rebecca Thomas Kedari, KKPKP Unión India, que trabaja para mejorar las condiciones de vida y trabajo de los recolectores y recicladores – “nosotros somos los verdaderos defensores del medio ambiente” dijo con orgullo – o Heng Sam Orn por los trabajadores del sector informal en Camboya que sigue a pesar de un sinnúmero de obstáculos – ya que a menudo el pago de protesta es la cárcel – que subrayó la necesidad de promover sin descanso procesos de la organización popular, uniendo fuerzas y hacer oír su voz en el ámbito internacional. Porqué – se señaló por muchos – no existe una organización sin lucha y sin lucha no hay conquistas, e incluso no hay cambios.

Alta y clara resonó la voz del pueblo kurdo representando por Abdullah Aysu de la Confederación Campesina de Turquía, e Yilmaz Orkan de Redes Kurdos, que aboga por la creación de un coalición internacional de naciones en contra de la guerra. También se escuchó la voz de Palestina, con la intervención de Suha Jarrar, la Unión de Comités de Trabajo Campesino, que denunció la brutal colonización israelí, y de como la lucha por la soberanía alimentar y la reforma agraria pueda ser la más efectiva forma de resistencia. Una resistencia que enfrentan no sólo con los ataques sistemáticos desencadenados por Israel en la Franja de Gaza y los territorios ocupados, sino también con los mecanismos burocráticos complicados israelíes, con el muro de separación que ha desgarrado a los agricultores de sus campos, con la confiscación de tierras, la más fértil, para la expansión de los asentamientos ilegales, con las políticas discriminatorias del agua (acceso al agua por parte de los palestinos es una de las más bajas del mundo), e incluso con la desarraigo de 800 mil olivos, que son esenciales para la economía y la identidad de Palestina.

Por eso explicó Suha Jarrar, ” reclamar la soberanía alimentaria, la justicia ambiental, la defensa de la tierra, ya significa luchar contra la colonización.” Una lucha que ahora puede contar con una herramienta extraordinaria de la resistencia: la campaña internacional de boicot, desinversión y sanciones finalizada a poner fin la ocupación y el apartheid israelí. Pero incluso en el Norte hay un montón de obstáculos a la resistencia de los campesinos y agricultores, como explicó en detalle Dena Hoff, de la Coalición Nacional de Agricultores Familiares en Estados Unidos, refiriéndose no sólo al cambio climático sino también la ofensiva de las transnacionales (más que todas Monsanto) o la construcción de grandes obras destructivas como el oleoducto Keystone XL para transportar petróleo extraído de las arenas bituminosas de Canadá. También Giovanni Pandolfini del movimiento italiano Genuino Clandestino una red de personas, grupos comunitarios y asociaciones dedicadas a la agricultura campesina, dijo que “es la agricultura en pequeña escala que protege la salud de la tierra, el medio ambiente, el ser humano, la vida . Los agricultores en Italia – dijo – han sido cancelados. Nuestro hermoso país se ha convertido en un desierto “, ahogada por el hormigón o de monocultivos en donde están trabajando grandes equipos de nuevos esclavos, sino simplemente abandonadas. El último día de trabajo, sin embargo, se caracterió principalmente por el desarrollo y la discusión de los documentos finales de la reunión, tanto los necesarios para seguir trabajando, cuanto la declaración final del Encuentro. Una síntesis de los debates del último día, la hicieron Joao Pedro Stedile y Paola Estrada, articulada en torno a las tres áreas temáticas de la tierra, el trabajo y la vivienda. Por lo tanto, con respecto a la Tierra, se proclama “ningun campesino sin tierra” y “ningùn pueblo sin su territorio.” Todos los pueblos tienen el derecho a la soberanía sobre sus territorios y sus recursos naturales. Los movimientos populares están llamados a luchar por la Reforma Agraria de los Pueblos, integral, democrática, centrada en la soberanía alimentaria, al acceso universal al agua, en el control de las semillas, a la agroecologia, la producción de alimentos saludables para todas las personas.

Así como a combatir en contra de los venenos agrícolas transgénicos y contra los proyectos mineros que se sabe tienen un impacto catastrófico sobre las personas y el medio ambiente.

“No haya ningún trabajador sin derechos”, hay que luchar porque todo el mundo tiene derecho a un trabajo digno y un ingreso para garantizar una vida digna, que promueve la organización de todos los trabajadores en el sector informal, hoy dispersa y desorganizada, porque a todos se reconozcan los derechos laborales y que todo el mundo pueda encontrar trabajo en sus lugares de vida, sin verse obligado a emigrar. Los movimientos están llamados a luchar contra todas las formas de discriminación y todas las formas de esclavitud, denunciar la subordinación de los estados, los gobiernos y los sindicatos a los intereses de las transnacionales, para fortalecer los lazos de solidaridad entre los trabajadores, para abordar mejor el poder de la gran las empresas, para apoyar la ocupación de las fábricas y todas las formas de solidaridad y de producción cooperativa.

“No hay familia sin una vivienda digna”, los movimientos se comprometen, entre otras cosas, para transformar los barrios marginales en espacios comunitarios de solidaridad y del Buen Vivir, para luchar contra la especulación financiera e inmobiliaria, a promover procesos cooperativos de autogestión, para evitar cualquier desahucio por falta de pago del alquiler o una hipoteca, para luchar por el derecho al retorno de todos los desplazados, para defender las ocupaciones colectivas de los edificios y terrenos no utilizados para, a resolver el problema de la vivienda.

Además de estos, otros compromisos han sido propuestos por los representantes de los movimientos, como la construcción de escuelas de educación política para elevar el nivel de conciencia política de la base, la creación de una red de solidaridad que permite a movilizarse contra cualquier caso de injusticia y persecución en cualquier país del mundo, en colaboración con todas las tradiciones religiosas de la gente sobre la necesidad de aumentar la conciencia de la organización. Aprovechar de la enseñanza de Francisco y difundirla, sobre la necesidad de luchar por los cambios necesarios en el mundo, la promoción de nuevas formas de estilos de vida y de consumo, a que destacó Stedile, “ningún trabajador persiga el sueño de convertirse en un burgués”. Por último, se hablò de la necesidad de seguir para reunir a los sectores organizados en la lucha por la tierra, el trabajo y el hogar, para crear una plataforma de comunicación entre los participantes para la promoción de acciones conjuntas, para organizar reuniones de los movimientos aún más grande y más representativo, para mantener un diálogo permanente con Francisco en la creación de una instancia de colaboación permanente.

Claudia Fanti

2018-02-08T14:01:20+00:00 Oct 29, 2014|Categories: Encuentro II|Tags: |